miércoles, 7 de noviembre de 2012

Nuevas bases curriculares 2013

Desde el próximo año, las nuevas bases curriculares de primero a sexto básico estarán implementadas en su totalidad y, con ello, los alumnos tendrán un nuevo panorama. Una hora extra de educación física, orientación desde primero básico; dos horas de artes, y dos de música, en forma separada, son algunos de los cambios. Además, se adelantará la enseñanza de la lectoescritura a primero básico. 
Antes, el proceso se hacía en primero y segundo, porque los objetivos de aprendizaje estaban pensados para dos años. “Había un proceso de apresto para la lectoescritura en kínder. En nuestro colegio, entre el 10% y 15% de los niños llega leyendo a primero básico, pero el grueso lee en primero. Y un porcentaje menor de niños logra leer en segundo”, explica el subdirector del colegio Cumbres, Tulio Barrios. 

El nuevo currículo establece que en primero los niños deben leer comprensivamente en voz alta textos tales como poesía infantil, canciones y rondas, y aprender a hacer pausas de acuerdo con la puntuación. 

Además, se espera que adquieran el hábito de explorar libros y asistir a la biblioteca. “Lograr que los alumnos aprendan a leer en primero básico los hace independientes de su contexto en cuanto al acceso a la información y aumenta sus posibilidades de enfrentar en óptimas condiciones los requerimientos de la vida escolar”, dice María Jesús Honorato, coordinadora de currículo del Mineduc. 

Sin embargo, esta medida es cuestionada por los colegios. “Existe una tendencia mundial a acortar el proceso. Pero implica que el preescolar tenga que partir antes y que se escolarice más el kínder”, dice Barrios. 

No es el único cambio que traerá el nuevo currículo. Habrá cuatro horas de educación física, en vez de tres; tres horas a ciencias naturales y otras tres a historia y geografía (en vez de cinco) y una de tecnología (en vez de dos). 

Detrás de todo, habrá una orientación común: más énfasis en temas de autocuidado y salud. 

Según explica la jefa de la unidad de Currículo y Evaluación del Mineduc, Loreto Fontaine, la temática tendrá más relevancia que antes en el ramo de Ciencias Naturales, desde primero básico. “Hubo un reordenamiento de los ítems, basado en los intereses de los niños. Sabemos que les interesa mucho el cuerpo humano y salud, por lo que pusimos énfasis allí”, dice. 

Por ejemplo, en primero básico uno de los objetivos de aprendizaje es que los niños puedan “describir, dar ejemplos y practicar hábitos de vida saludable para mantener el cuerpo sano y prevenir enfermedades”, según se señala en el programa. 

Es una de las razones por las que se aumentó de tres a cuatro horas a la semana el tiempo dedicado a educación física, que ahora pasará a llamarse educación física y salud. Con esto, el 10,5% del currículo de enseñanza básica se dedicará a la educación física, mientras antes era un 8%. 

Como explica Fontaine, no es sólo un tema de más horas. La nueva denominación del ramo (Educación Física y Salud) implicará, por ejemplo, que los alumnos reconozcan “las sensaciones y respuestas corporales provocadas por la práctica de la actividad física, como cambios en el color de la piel, sudoración, etc.”. También los profesores pueden evaluar a los alumnos en aspectos como si saben identificar alimentos saludables que aporten energía o si identifican la importancia de usar protector solar. 

“Estamos tratando de llevar el ejercicio físico a la vida cotidiana del niño. Antes, estaba muy orientado al deporte. Por ello, hay muchas actividades lúdicas, que se pueden realizar en la plaza”, explica Fontaine. 

El autocuidado también será abordado en el ramo de orientación, que se incorpora, por primera vez, desde primero básico, con 19 horas anuales. Esto implica que se puede hacer cada 15 días u ocupando la mitad de una clase. “Queremos dar flexibilidad a los colegios”, dice Fontaine, quien agrega que “se busca que los niños aprendan a convivir y a enfrentar problemas de la vida moderna, como el consumo de drogas”. 

Horas lectivas 

El aumento de horas de clases en algunos subsectores coincide con el promedio de horas lectivas que destinan los países de la Ocde. 

Los 34 países que conforman la organización dedican, en promedio, el 23% de las horas lectivas a lenguaje, un 16% a matemáticas y un 20% a horas de libre disposición. 

En el caso chileno, el 21% del tiempo se dedica a lenguaje, el 15,8% a matemáticas y un 17,1% a libre disposición. Sólo en educación física y tecnología, Chile cuenta, en promedio, con más horas que la Ocde. En tecnología, Chile destinará 2,6%, 1,6 puntos más que el promedio de los países de la Ocde. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada